Blog

Altura, volumen, densidad (parte I)

01_altura_densidad

Vista del Passeig de Sant Joan, entre Avinguda Diagonal y València, frente Noreste

Mucho se opina acerca de cuál es la altura deseable para los edificios, en ocasiones sin tener en cuenta las condiciones del entorno: características del clima, usos previstos, hábitos de las personas, densidad poblacional, tipo de terreno, disposición de suelo, edificación preexistente, afectación a las fincas vecinas, relación con las infraestructuras de transporte, disposición o no de equipamientos, falta o abundancia de áreas verdes, crecimiento poblacional…

Si nos situamos en el Ensanche de Barcelona, casi todos esos aspectos tienen una definición: calor y frío moderados, vivienda, comercio y oficina, mucha vida en la calle, más personas por hectárea que el promedio europeo, resistencia mediana en el subsuelo, muy pocos solares libre, predominio de edificios de planta baja y cinco o seis plantas superiores, pocos obstáculos visuales de importancia, redes de buses, metro y bicicleta en la puerta, oferta comercial, sanitaria, cultural y educativa a un paso, escasas plazas y jardines, población estabilizada.

Esas condiciones, con ligeras variaciones, se dan en toda el área. Pero el Ensanche tiene, además, unas características comunes de volumen edificado, sistemas constructivos, lenguaje de fachada, distribución interior, tipo de carpinterías, colores de revestimiento, comercios en el nivel de calle, etc., que lo hacen bastante homogéneo, lo dan de un aspecto propio en el contexto de los barrios de la ciudad y, tan importante como todo eso, hacen que los vecinos se identifiquen con él, vivan su ambiente como algo que les es propio.

Quizás por eso, por todo eso, entre expertos y también entre no expertos existe un cierto consenso acerca de que el Ensanche no debería aumentar su altura. Se opina que los edificios más altos, si es que son necesarios, deberían situarse en otras zonas de la ciudad.

En lo que no existe tanto consenso es en qué se debería hacer respecto de las discontinuidades que presentan muchas de las manzanas, muchos de los edificios: volumen edificado no cubierto, altura límite sobrepasada, construcciones no autorizadas, terrazas abandonadas o colmatadas de instalaciones, construcción que rebasa la línea de edificación, etc. Pero esos temas serán abordados en el próximo posteo de este mismo blog.

Volviendo a las características comunes del Ensanche, hay que decir a altura, el volumen, la densidad, no siempre han sido las mismas. Un vistazo al siglo y medio de existencia del Ensanche permite ver que han ido cambiando, mutando, conforme las normativas urbanísticas que lo regulan han ido modificando esos parámetros.

02_altura_densidad

El Ensanche de Barcelona, hacia 1925 (Josep Gaspar, Archivo Fotográfico de Barcelona)

El estudio Ordenanzas de Edificación, elaborado por el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), que es parte de la extensa información que sobre el Ensanche aloja la web del Any Cerdà, permite ver cómo ha ido modificándose la concepción de las manzanas y los edificios según han ido cambiando la opinión, los intereses y el conocimiento en cada época.

Dice el estudio “…después de unos primeros años de experimentación, en 1891 se publica una ordenanza de Ensanche representativa y lógica. En cambio, a partir de 1932 empieza un proceso especulativo que comportará incrementos de las alturas, del número de pisos, de las profundidades edificables, de la ocupación de los patios de manzana… En 1976 el Plan General Metropolitano recuperará parámetros cercanos al espíritu de las ordenanzas de 1891, con reducción de las alturas, de las profundidades y de la edificabilidad de los patios de manzana. En 1986 se redacta la Ordenanza de rehabilitación y mejora del Ensanche, que impide ocupar con edificaciones los patios de manzana y protege una parte importante del patrimonio construido. Posteriormente, la Ordenanza incorpora variaciones substanciales que, por un lado, apuntan a incrementar las posibilidades de conversión de los interiores de manzana en espacios públicos pero, por el otro, reducen el grado de protección de los edificios característicos existentes”.

03_altura_densidad_1857

Ordenanza de 1857: se puede ocupar el 50% de la parcela, la altura máxima es de 16 m y corresponde a PB + 3 superiores, la profundidad edificable y las alturas mínimas de las plantas son variables. Es posible construir 2 m2 por cada m2 de suelo, lo que da un total de 24.754 m2/manzana. (imagen: www.anycerda.org).
04_altura_densidad_1865
Ordenanza de 1865: se puede ocupar el 70% de la parcela (crece), la altura máxima es de 20 m y corresponde a PB + 4 superiores (crece), la profundidad edificable y las alturas mínimas de las plantas son variables. Es posible construir 3,5 m2 por cada m2 de suelo, lo que da un total de 43.219 m2/manzana (crece). (imagen: www.anycerda.org).

05_altura_densidad_1891-23

Ordenanzas de 1891-1923: se puede ocupar el 74% de la manzana (crece), la altura máxima es de 22 m y corresponde a PB + 5 superiores (crece), la profundidad edificable es de 28 m (nuevo), las alturas mínimas de las plantas van de 2,5 a 4m, se puede construir en el corazón de manzana hasta una altura de 4,4 m (crece) y los patios interiores deben representar un 12% de la superficie construida (nuevo). Es posible construir 4,68 m2 por cada m2 de suelo, lo que da un total de 57.924 m2/manzana (crece). (imagen: www.anycerda.org).

06_altura_densidad_1947

Ordenanza de 1947: se puede ocupar el 73% de la manzana (decrece), la altura máxima es de 24,4 m y corresponde a PB + 7 superiores (decrece), la profundidad edificable es de 28 m, las alturas mínimas de las plantas van de 2,5 a 4m, se puede construir en el corazón de manzana hasta una altura de 5,5 m (crece), los patios interiores deben representar un 12% de la superficie construida, los áticos deben retirarse 3 m del frente (nuevo) y los altillos según una diagonal (nuevo). Es posible construir 7,13 m2 por cada m2 de suelo, lo que da un total de 88.281 m2/manzana (crece). (imagen: www.anycerda.org).

07_altura_densidad_1958

Ordenanza de 1958: se puede ocupar el 73% de la manzana, la altura máxima es de 24,4 m y corresponde a PB + 7 superiores, la profundidad edificable es de 28 m, las alturas mínimas de las plantas van de 2,5 a 4m, se puede construir en el corazón de manzana hasta una altura de 5,5 m, los patios interiores deben representar un 12% de la superficie construida, los áticos deben retirarse 3 m del frente (nuevo) y los altillos según una diagonal. Es posible construir 7,29 m2 por cada m2 de suelo, lo que da un total de 90.184 m2/manzana (crece). (imagen: www.anycerda.org).

08_altura_densidad_1986

Ordenanza de 1986: se puede ocupar el 70% de la manzana (decrece), la altura máxima es de 24,4 m y corresponde a PB + 5 superiores (decrece), la profundidad edificable es de 26 m (decrece), las alturas mínimas de las plantas van de 2,5 a 4m, se puede construir en el corazón de manzana hasta una altura de 4,5 m (decrece) y una profundidad de 13 m a partir de los 26 m de profundidad edificable (decrece), los patios interiores deben representar un 12% de la superficie construida, los áticos deben retirarse 3 m del frente (nuevo) y los altillos según una diagonal y se regula la altura mínima de las plantas subterráneas en 2,2 m. Es posible construir 4,40 m2 por cada m2 de suelo, lo que da un total de 54.471 m2/manzana (decrece). (imagen: www.anycerda.org).

09_altura_densidad

Volúmenes de edificación según las distintas ordenanzas (imagen: www.anycerda.org).

10_altura_densidad

Variaciones de edificabilidad, según las ordenanzas que implicaron mayores cambios en ella.