Blog

Construir sobre construido

airstream_w
La construcción puede ser extremadamente ligera, como esta caravana de la serie Airstream, creada en EEUU en 1936, que puede ser arrastrada por una bicicleta (imagen Fuel Your Creativity, www.fuelyourcreativity.com)

Cuando hay que construir sobre construido, como en el caso de los áticos de La Casa por el Tejado que completan la edificabilidad de los edificios existentes en las áreas centrales de algunas ciudades españolas, el peso es una cuestión vital. Los vecinos de cualquier edificio que deba recibir una carga nueva sobre su estructura se preguntan cómo puede hacerse esto sin afectarla, especialmente cuando se trata de fincas construidas hace cien años o más. Hasta hace poco tiempo los edificios se remontaban sin cálculos precisos ni normativas detalladas que permitieran justificaran cuánto podían crecer y cómo debían hacerlo. En las últimas dos décadas esto ha ido cambiando hasta hacer que las exigencias y los controles lleguen a ser tan exhaustivos como para impedir muchas de las operaciones que en el pasado eran habituales. En efecto, gran parte de las remontas de edificios realizados en las ciudades españolas que se hacían a prueba y error (con bastante éxito, afortunadamente) actualmente no serían autorizadas. ¿Cómo es, entonces, que es posible aumentar la altura de un edificio?

tibbstreettower_w
Rehabilitación y extensión vertical, con estructura adicional, del Pall Mall Tower and Coliseum Tower, construido en 1920 en Manchester. (imagen Manchester History, http://manchesterhistory.net)

Para responder a la pregunta hay que descomponer el tema en tres ideas. La primera es si el edificio puede descargarse o aligerarse, perdiendo parte de su peso y por tanto pudiendo recibir cargas nuevas. La segunda es si la transmisión del peso de las partes existente y nueva funciona correctamente desde la cubierta hasta la cimentación o bien si hay algún inconveniente, como por ejemplo que los elementos estructurales hayan perdido parte de su resistencia por deterioro a lo largo del tiempo. La tercera es si lo que se va a agregar pesa poco y puede ser absorbido o, por el contrario, si el peso propio más la sobrecarga de personas, muebles, etc., a adicionar son inasumibles para el edificio existente aunque su estructura se encuentre en perfectas condiciones. Las dos primeras cuestiones dependen del edificio en el que se va a intervenir, es decir que no pueden preverse anticipadamente y requerirán un estudio específico para cada caso. La tercera, la ligereza de la construcción nueva, es objeto de investigación y desarrollo del equipo técnico de La Casa por el Tejado así como de las empresas colaboradoras.

attic_flat_w
Extensión vertical, sin estructura adicional, de una Antigua sinagoga construida en 1980 en Nueva York transformada en viviendas (D. Camacho y G. Hirschkron. Imagen Green Packs, www.greenpacks.org)

En términos generales, existen dos grandes grupos de intervenciones posibles: retirar parte del peso del edificio en su parte superior, allí donde se incorporarán los nuevos áticos, equilibrando la carga retirada con la incorporada (el peso propio más la sobrecarga de uso) y reforzarlo con una estructura adicional e independiente que pueda realizar la descarga del peso adicional en forma paralela a los muros existentes (habitualmente un sistema de pilares metálicos delgados que acaba en una cimentación complementaria). El primer caso, el equilibrio de masas entre lo retirado y lo agregado, es habitual en operaciones en las cuales existen elementos pesados en la cubierta o terraza que pueden ser removidos y la remonta suele tener una o dos plantas nuevas como máximo. El segundo caso, el refuerzo estructural del edificio, es frecuente cuando la construcción existente tiene pocas plantas y permite remontar dos, tres o más de ellas con una construcción nueva. En ambos casos resulta muy importante disponer de un sistema constructivo de muy bajo peso, para los áticos nuevos.

cubbierta_w
Cubierta plana transitable con cámara de ventilación, cuya capa superior puede removerse para aligerar el edificio existente (Imagen Escuela Técnica Superior de Edificación, U. Politécnica de Madrid, www.euatm.upm.es)

Pero, ¿qué significa bajo peso cuando se habla de sistemas constructivos? A muy poca gente, tal como cuenta el arquitecto inglés Norman Foster que le preguntó el ingeniero norteamericano Buckminster Fuller, se le requiere por ello. Quién haya calculado el peso de un edificio convencional, parte por parte y material por material, sabrá que puede llegar e incluso superar fácilmente a 1.500 kg/m2 por planta. Con estas cargas es absolutamente imposible realizar los áticos de La Casa por el Tejado, ya que en ningún caso se retira tanto peso al modificar la terraza del edificio existente y sus construcciones adicionales. La reducción a alcanzar, respecto de esos sistemas convencionales, es muy importante. Tanto, que casi nadie en la industria de la construcción está acostumbrado a trabajar con tal ligereza. Algunas empresas de industrialización en acero y en madera se encuentran realizando desarrollos especiales de sus sistemas constructivos, en conjunto con los técnicos de LCT, para hacer posible una construcción muy ligera sin que por ello se pierda calidad.