Blog

Open House: 1.500 visitantes

openhouse_01

Hay ocasiones en las que las expectativas pueden quedar desbordadas, superadas por la respuesta de la gente. Como al organizar una jornada de puertas abiertas: piensas que pueden venir muchas personas de visita, pero no se te ocurre imaginar que lo harán unas mil quinientas. Y todo eso en el lugar en el que trabajas.

Esto fue, precisamente, lo que ocurrió el fin de semana del 24 y 25 de octubre en la sede de La Casa por el Tejado, durante el Festival 48h Open House Barcelona 2015.
Según sus organizadores, sólo el segundo día accedieron a las plantas superiores del edificio de Roger de Llúria 41, en el corazón del L’Eixample de Barcelona, más de setecientas personas.

openhouse_02

Además, hay que contar a muchos otros visitantes del sábado, así como a los asistentes al workshop internacional sobre sobreelevación de edificios,  que contó con varios invitados de París, a los periodistas de la recepción que hubo en la terraza-jardín esa noche y a los numerosas personas vinculadas a la empresa que se acercaron durante todo el fin de semana.

¿Cómo se atiende a mil quinientas personas? Aún no lo sabemos del todo, aunque por lo que dijeron los visitantes hay que decir que se sintieron bien recibidos.

Lo que sí sabemos es que cada uno de los miembros del equipo de trabajo de la empresa, repentinamente convertido en recepcionista, anfitrión, guía, narrador y hasta asistente personal, se convirtió en un compañero de ruta que explicó con lujo de detalles la experiencia que permitió rehabilitar y sobreelevar el edificio en un año.

openhouse_03

De esta forma, las personas del área financiera fueron capaces de explicar cómo se fabricó en taller la planta superior nueva, se trasladó a la finca, se elevó hasta lo alto del edificio, se instaló allí, se acabó y unió con un edificio centenario.

Y, no menos difícil de afrontar, los miembros del equipo técnico estuvieron a la altura en el momento de explicar un modelo de negocio nuevo, capaz de haber realizado ya siete emprendimientos como este en otros puntos de la ciudad, con más de treinta en gestión avanzada en un amplio territorio de ciudades medianas y grandes que incluyen, por ejemplo, a Madrid y a Pamplona.

openhouse_04

Los visitantes no se quedaron atrás. Familias, parejas, abuelos, niños, estudiantes, empresarios, vecinos de la finca de enfrente,  entusiastas de lo urbanita, críticos de la ciudad vertiginosa, descubridores de tesoros escondidos (yo sabía que aquí estabais haciendo algo distinto, he seguido las obras a distancia…).

¿Cómo sabéis dónde se puede elevar aún más un edificio y dónde no? ¡Yo quiero una terraza así! ¿Esto es chabolismo moderno? ¿Mi edificio podría crecer? Qué chula la cocina, ¡pero podría haber más sillas! ¿Qué dice el ayuntamiento, esto les ayuda? ¡No me gustan nada los ambientes de vidrio y el metal! Hombre, no está nada mal. ¿Cómo es que esto no se cae? ¡Lo que debe costar!

La construcción de acero o de madera dura menos, ¿no? ¿Así que nuestras terrazas se aguantaban con estas viguetas de madera? ¡Qué van a tener cien años, si parecen nuevas! Aquí os lo debéis pasar la mar de bien… (y sí, poder trabajar en una terraza y no siempre en un espacio cerrado…   es un gozo).

openhouse_05

Sábado por la mañana, primer día, 9:45h, quince minutos antes de la apertura, veinte personas esperando entrar. Nueve horas consecutivas después, cierre de la jornada, otras veinte personas siguen haciendo fila.

Arriba: vamos, que siguen esperando, más grupos, más de nosotros que les acompañen. Abajo: dos voluntarios estudiantes de arquitectura de Barcelona nos ayudan. Organizan la entrada de visitantes. No, espera, ahora ya son cuatro. ¿Podemos darles un descanso?

openhouse_06

Comienzo del día. Los vecinos recorren las tripas de La Casa por el Tejado, cada rincón. Pero allí no se puede entrar. ¿Porqué no?

Es nuestra aula, han venido unos expertos de París que nos explican que el ayuntamiento financia el completamiento de los edificios, sus cubiertas y medianeras verdes. Le llaman el Plan 1000 Inmuebles y parece que funciona.

openhouse_07

openhouse_08

Fin del día. La prensa sube a la terraza, donde Campari les ofrece una copa, o dos o tres. Y La Casa por el Tejado, además de diálogo, les ofrece un tentempié (nunca mejor dicho, con una larga jornada en las espaldas y una buena bebida en la mano).

Las 00:30h del día siguiente: fin de la jornada, fin de la energía de las personas (pero con unas sonrisas…).

Domingo, 9:30h, media hora antes de comenzar, 30 personas esperando. Hoy va a venir más gente…   y sí, se han dado voces, la televisión ha enseñado imágenes del sábado, nadie quiere dejar de ver ‘lo mejor del Open House Barcelona 2015’, donde los propios organizadores e incluso algunos diarios han incluido a La Casa por el Tejado. Setecientas personas recorren el edificio.

openhouse_11

openhouse_12

¿Allí acaba la cosa? No, además de extenderse la jornada hasta tres horas después del cierre, aún el lunes siguiente recibimos algunas visitas más. Y muchos, pero muchos, mensajes de correo electrónico y redes sociales.

¿Cuánto cuesta un piso? ¿Y si fueran dos? ¿Puedo volver un día con mi prima? ¿Avisaréis cuando pongáis otro ático sobre un edificio? ¿Haríais esto en México?

Quién sabe…   a la imaginación nadie le puede poner freno.